Se acercan las navidades, época de celebraciones, reuniones familiares, comidas con amigos, días especiales donde no vamos a comer de forma saludable y además, normalmente, la cantidad es desmesurada y también se suele consumir alcohol.

En general, en navidad la gente suele ganar bastante peso, aunque normalmente este vuelve al punto de partida cuando acaba la época, conforme las personas vuelven a sus hábitos de alimentación normales.

Aun así, para muchos de nosotros, los que nos preocupamos por nuestra salud y quizás no queremos que estas afectan mucho a nuestro físico es una época un poco difícil, realizar buenas opciones y comer bien, es casi imposible.

En este artículo te vamos a dar algunas recomendaciones prácticas para que para que puedas disfrutar, porque al fin y al cabo se trata también de tu salud y tú físico no se vean tan perjudicados.

 

LLEVA UNA OPCIÓN SALUDABLE SI ES POSIBLE

La forma más sencilla de asegurarnos que haya algo saludable de comer es llevarlo nosotros. En muchas ocasiones será posible, en otras no, pero podemos llevar una simple ensalada para compartir y comerla de primera opción, hará que comamos menos en los siguientes platos y además reducirá el impacto negativo de los posibles alimentos procesados que haya.

 

NO TOMES POR HÁBITO COMER MAL

La razón principal por la que las personas ganan bastante peso en navidad es porque durante la época pierden totalmente el control y sus hábitos normales.

Una sola comida no marca la diferencia, comer mal apenas un día no nos va a perjudicar realmente pero si hace daño cuando permitimos que esas pequeñas comidas y reuniones navideñas se extrapolen a nuestro día a día.

Es decir, tienes que ser honesto contigo mismo y preguntarte por qué estás comiendo lo que vas a comer. Si llega el día de nochebuena y sales de tu dieta, no hay ningún problema.
Pero si el día siguiente, el de navidad, traen más platos que han sobrado el día anterior, quizás sea hora de pasar de ellos y controlarse, es justo este punto de equilibrio el que debemos buscar.

 

MUÉVETE, MUÉVETE Y MUÉVETE

Todos podemos movernos bastante más en nuestro día a día y mantenernos más activos.

Pero no entiendas esto como entrenar más veces a la semana o más intenso, sino como moverte más a lo largo del día (dar paseos, recoger la casa más a menudo, hacer tareas que requieran de cierto esfuerzo físico, elegir la escalera y no el ascensor, etc…)

 

LLENA TU PLATO CON COSAS SALUDABLES PRIMERO

Al igual que podemos llevar una ensalada para compartir y comer primero la ensalada, que en cierto modo hará que comamos menos en los siguientes platos, también podemos empezar primero por ciertos alimentos.

Normalmente en las comidas navideñas se come mucho, y muchas veces mal, pero también es bastante común que haya alimentos saludables que puedas comer primero, con el fin de mantenerte saciado y reducir el consumo de los alimentos que no son saludables.

Es bastante típico consumir en navidades diferentes tipos de alimentos muy saludables, con un alto contenido en proteína, como también algunos platos con carne de calidad.

 

Tenemos que aprender a disfrutar de ciertas ocasiones, no solo en las navidades pero durante todo el año, siempre buscando un punto de equilibrio sabiendo volver a nuestros hábitos normales, sin realizar ningún tipo de compensación y sin entrar en conductas poco saludables. Con estos consejos prácticos probablemente te sea más fácil sobrevivir a las tentaciones en este fin de año, y así nadie te va a confundir con el reno de santa.

FUENTE MASMUSCULO.COM

COMPARTIR

Deja tu comentario

<