Consejos Prácticos

Una división de entrenamiento muy común para principiantes, es la de espalda, bíceps y antebrazos. Para el contexto del principiante, se enmarca muy bien. Esto, porque el principiante tiene ciertas demandas, que necesitan ser adecuadas, para que el entrenamiento se haga más eficiente.

Esta división optimiza de manera general, el flujo sanguíneo y mejora considerablemente los resultados del estímulo. ¡Vamos a los consejos!

  • Primero entrena a los dorsales

El entrenamiento de espalda debe hacerse primero, en este caso. Primero, por ser un grupaje “grande” y necesitar de más aporte energético. Además, muchos de los ejercicios para dorsales, se basan también en la flexión de codo. Con eso, tenemos un trabajo también de bíceps y la estabilización del antebrazo. De esta manera, el entrenamiento es más eficiente.

 

 

  • Siempre entrena el antebrazo por último

En todos los movimientos utilizados en el entrenamiento de bíceps, el antebrazo participa activamente del movimiento. Por eso, el orden necesita siempre ser bíceps – antebrazo. Si usted entrena primero el antebrazo, le fatiga y perjudica la ejecución del entrenamiento de bíceps.

En este sentido, es muy importante escoger bien el orden de los ejercicios. Al realizar los movimientos de bíceps, el antebrazo ya estará siendo altamente solicitado. Se estabiliza los movimientos y tiene una contracción isométrica (estática) constante.

De esta manera, cuando termines tu entrenamiento de bíceps, el antebrazo ya fue altamente solicitado. Los ejercicios específicos, sirven para aumentar este estímulo y optimizar la intensidad.

  • En el entrenamiento de antebrazos, comience por lo básico

El entrenamiento de antebrazo se puede hacer de diferentes formas. Al final, los músculos del antebrazo mueven el puño, una articulación con innumerables posibilidades de movimiento. Sin embargo, en general usamos, para un principiante, los dos movimientos más básicos en el entrenamiento: la flexión y extensión del puño.

De esta manera, trabajamos con lo básico y la primera necesidad real. ¿Entonces no debo hacer los otros ejercicios para el antebrazo? Debe, pero en un momento posterior. El principiante debe enfocarse en lo básico, en lo principal.

 

 

  • Hacer de 3 a 4 ejercicios para espalda y de 2 a 3 bíceps y antebrazo

En general, en un entrenamiento para principiantes con esta división de espalda, bíceps y antebrazo, usamos 3 a 4 ejercicios para espalda y de 2 a 3 bíceps y antebrazo. Esto puede variar de persona a persona, pero en general, eso es lo más utilizado. Con esta cantidad, ya conseguimos un buen estímulo y una intensidad adecuada.

Estos son algunos de los principales consejos para su entrenamiento de espalda, bíceps y antebrazos para principiantes. Usted necesita siempre tener cuidado con la ejecución y entrenar con el acompañamiento de un buen profesional. ¡Buenos entrenamientos!

FUENTE MASMUSCULO.COM

COMPARTIR

Deja tu comentario

<